La gran mayoría de los medicamentos que las madres toman pasan a la leche materna. Sin embargo, son solo algunos los medicamentos que están prohibidos y para casi todos hay alternativas que no harán daño al bebe. 

A continuación te ofrecemos una guía práctica con los trastornos más comunes y los medicamentos que están permitidos o prohibidos durante la lactancia.

Fiebre

El parancetamol es el fármaco de primera elección para bajar la fiebre. Cómo alternativa se puede tomar ibuprofeno.

Resfriado

En la mayoría de los casos lo más recomendable y eficaz es recurrir a remedios naturales, como aumentar el consumo de líquidos, y realizar lavados.

Dentro de los productos más usados para descongestionar la nariz son los sprays nasales.

Dolor de Garganta

Al igual que sucede con el resfriado, es aconsejable recurrir a remedios naturales.

–       Humidificar el aire ambiental

–       Tomar bebidas calientes endulzadas con miel.

Además puede usar sprays para la garganta que pueden contribuir a mitigar el dolor debido a que pertenecen a la familia de los antiinflamatorios.

Hay que tener cuidado con la própolis, la cual se extrae de las abejas, pero que se formula con soluciones alcohólicas por lo que hay que tener cuidado y no abusar durante la lactancia.

Dolor de Cabeza

Los medicamentos más recomendados son el paracetamol o si este no resultara eficaz el ibuprofeno.

En caso de migraña recurrente, se puede recurrir al sumatriptan, el cual se puede tomar durante la lactancia, pero debe ser prescrito con receta médica.

Transtornos Gastrointestinales

Si la mamá sufre ardor de estómago puede tomar antiácidos, o si el médico lo considere necesario, medicamentos que reducen la producción de ácido, como la ranitidina o el omeprazol.

En caso de nauseas o vómitos, lo primero será tomar unas precauciones dietéticas, como es hacer comidas pequeñas y frecuentes en azúcares, como el pan o tostadas.

En caso que esto no funcione, un fármaco eficaz y es el domperidon, que elimina la sensación de nauseas.

Si tiene diarrea, lo mejor es tomar líquidos abundantemente para recuperar todo lo perdido. Si necesita algún medicamento la loperamida pasa en poca cantidad a la leche.

Caries Dental

La anestesia local tiene una absorción limitada y se elimina bastante rápido, y algunos estudios demuestran que solo una mínima parte pasa a la leche.

Es recomendable evitar combinar la anestesia con la adrenalina ya que podría provocar reacciones alérgicas.

Dermatitis

Para eccemas o infección por hongos, se suelen prescribir pomadas que sólo se aplican en la zona afectada.

En caso de que la zona a tratar sea muy amplia, como puede ser toda la espalda, habría que valorar si los principios activos que contiene la pomada son compatibles o no con la lactancia. Lo mismo pasaría en caso de tener que recurrir a un tratamiento oral.

El único tratamiento que conviene evitar es el de la tintura de yodo, porque podría pasar a la leche e interferir en el funcionamiento de la tiroides del niño.

Ansiedad y Depresión.

La paroxetina y la sertralina son los fármacos permitidos para la depresión, ya que pasan a la leche en una cantidad muy reducida.

Los ansiolíticos presentan algunos problemas. No hay grandes problemas si solo es necesario tomarlos durante unos días. Sin embargo, si se usa durante un periodo prologado puede provocar somnolencia, irritabilidad y cólicos en el niño debido a que tiene un metabolismo más lento y fármacos como el diazepam podrían acumularse en la sangre.

Por otro lado el lormetazepam, pasa en menor medida a la leche y si es necesario podría tomarse bajo control médico en la cantidad eficaz más baja.

Asma

Se puede continuar con el tratamiento habitual, tanto si se trata de broncodilatadores como si se utiliza cortisónicos. En ambos casos se trata de productos en sprays que llegan casi exclusivamente a los bronquios.

Para despejar cualquier duda sobre el uso de los medicamentos es recomendable consultar a su médico o farmacéutico.