En verano el ambiente cálido y húmedo favorece la aparición de taponamientos y otitis.

El mayor contacto con el agua del mar, el agua de las piscinas y la arena de la playa aconsejan poner especial cuidado en la higiene del oído. Los baños en verano deben llevarse a cabo exclusivamente en aguas acondicionadas para el baño, evitando las aguas estancadas, contaminadas y sucias.

  • En el Mar la presencia de algas, arena, cuerpos extraños, favorece la formación de cerumen y la creación de tapones que favorecen el crecimiento bacteriano.
  • En la piscina la concentración excesiva de cloro y un pH inadecuado favorecen la infamación del conducto auditivo.

Prevención de la otitis y los tapones

  • Utilizar en caso necesario soluciones pulverizadas estériles de agua de mar. Ayudan a la disolución y el arrastre del cerumen y cuerpos extraños presentes en el conducto auditivo externo.
  • Eliminar el agua del oído inmediatamente después del baño, sacudiendo la cabeza de forma inclinada.
  • Es recomendable utilizar tapones de baño que se adapten a la forma del conducto auditivo. Es posible hacer tapones a medida.
  • No utilizar tapones de plástico.
  • Evitar la utilización de bastoncillos de algodón. El oído tiene un movimiento natural que expulsa el cerumen.

Síntomas leves de Otitis Externa.

  • Dolor o picor
  • Perdida temporal de la audición
  • No suele producir fiebre
  • No suele producir superación.
  • Mejora habitualmente desde el segundo día de tratamiento con analgésicos y antiinflamatorios.

Sintomas graves de Otitis Media

Deriva al médico en los casos presentes

  • Fiebre
  • Supuración
  • Pérdida de audición brusca o continuada
  • Dolor o picor persistente.
  • Sangrado

Fuente: Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos