No hay tiempo mínimo entre toma y toma.

Cuando pida se le da.

¿Como se sabe si es por hambre? Si se le acerca el pezón y lo busca para chuparlo posiblemente tiene hambre. Y si al dárselo se calla y come… Pues eso.

Si es que por mucho que quieran complicarla la puericultura es “de cajón”.

Los primeros días las tomas suelen ser muy frecuentes.

La mayoría de las madres piensa que es porque tienen poco pecho. Esta, es de hecho la principal razón de abandono de la lactancia por parte de las madres. Pero se equivocan.

Según las zonas, la disponibilidad de leches artificiales y sobre todo según la formación que se dé a los padres al respecto, el abandono de la lactancia materna puede llegar a tasas de más del 50% en los primeros días de vida del bebé.

La principal causa es la falta de información dada a los padres. En algunos casos desgraciadamente porque aquellos que les aconsejan no tienen las ideas suficientemente claras.

Hay un pequeño porcentaje de mujeres que deciden no dar pecho porque no quiere.

Otro pequeño porcentaje lo abandona por sufrir enfermedades que por si mismas contraindican la lactancia o por que lo contraindica la medicación que deben tomar (en realidad la mayoría de las patologías tienen opciones de tratamiento que no impiden la lactancia).

Desgraciadamente, muchas lo hacen porque piensan que su hijo no tiene suficiente alimento con su pecho, cuando en casi todos los casos sí que tiene.

Por ello merece la pena explicar una serie de cuestiones:

Lo normal en una madre cuando su hijo nace es que ella no note la leche en el pecho y que no tenga sensación de que salga nada cuando el niño chupa.
Pero si el niño tras estar chupando se tranquiliza y descansa un rato es porque ha saciado su hambre.
El hambre no se pasa chupando si no saca nada.

Probad a darle el chupe si está muerto de hambre después de 5 horas sin comer y veréis lo que pasa: Que llora y llora y llora….

Una forma fácil de ver si el niño saca leche es mirar su boca tras tomar, si tiene restos de un líquido blanco-amarillento, eso se llama Leche.

Si echa alguna bocanada y el contenido es blanco-amarillento, eso se llama Leche.

Y el niño no la fabrica en su estómago. Aunque la madre no manche y no se note nada en el pecho, la madre tiene Leche.

Es normal que pida con mucha frecuencia pero se quede dormido enseguida.

Cuando el niño estaba en el útero, el alimento pasaba de forma continua a través del cordón umbilical. Tardará unos días en tolerar el ayuno entre toma y toma, por lo que es normal que pida con mucha frecuencia.

Además, el estómago de un recién nacido es tan pequeño que se llena enseguida, por lo que hay niños que chupan de un solo pecho 2 minutos y se duermen. Tú no notas que tengas aún mucha leche, pero es que a él tampoco le cabe más.

Por la misma razón, gastan en muy poco tiempo el poco alimento que sacaron, con lo que a veces antes de dos horas vuelven a estar intranquilos.
Es como tener un coche con un depósito de 2 litros, lo llenas en nada, pero más vale que la próxima gasolinera no quede lejos, porque no llegas.

A veces incluso vuelve a pedir el pecho a los pocos minutos: Habréis notado que es comer y empieza a moverse la tripa, de modo que en muchos casos está comiento y haciendo caca al mismo tiempo. Cuando pide de nuevo a los pocos minutos es porque cuando empezó a chupar tenía la tripa llena, con lo que lo dejó enseguida (se sentía saciado). Pero esas pocas chupadas han estimulado a su intestino a que se vacie: Ahora es cuando puede comer bien.

Poco a poco su estómago se irá agrandando, de modo que quepa cada vez más y empezará a tolerar el ayuno, con lo que las tomas irán aumentando en duración y espaciándose en el tiempo.

Pero si el niño se queda tranquilo tras la toma es que la madre tiene bastante leche.

Por tanto cada vez que el niño busque se le da 

y si se queda tranquilo es que saca lo que necesita, y punto.

Digan lo que digan la abuela experta, la cuñada sabionda o cualquiera de los demás genios que os rodean y saben como criar a los niños de los demás.

Sólo hay un experto cualificado para contradecir lo anterior: El peso.

Si cuando lo controle su pediatra
ha perdido demasiado o no gana bastante es signo de que le falta comida.

Pero el pecho dispone de un fantástico acelerador cuando esto ocurre que te permite aumentar la producción de leche.

Si un niño no gana peso suficiente sólo con el pecho, antes de recurrir al biberón:

– Póntelo al pecho con más frecuencia. Cuanto más vacie el pecho más leche produce éste.

– Déjalo en cada pecho hasta que se suelte él. Al final de la toma es donde más alimento hay. Si no le dejamos que la acabe desaprovecha ese alimento y el pecho interpreta que el niño necesita menos y empieza a hacer la leche cada vez más aguada.

– Si toma y se queda dormido enseguida sin chupar pero cogido al pecho, apriétate un poco el pecho como si tu mano fuese una pinza (aprieta sin que duela demasiado), esto empujará para que salga leche y despertar el reflejo de chupar en el niño. Mantén la presión hasta que vuelva a pararse. Al soltar suele salir de nuevo un poco de leche y hacer que el niño vuelva a chupar. Cuando de nuevo se pare, vuelve a presionarte, así mientras funcione. Cuando ya veas que al apretar o soltar no le hace chupar es que ha vaciado el pecho, pásalo al otro y lo mismo.

Si toma con más frecuencia y permitiendo al niño que vacie bien el pecho

todas las madres aumentan la cantidad y calidad de su leche.

Si no conseguís que el niño gane peso, buscad la ayuda de asesores de lactancia.

Si aún así pierde peso, os recuerdo algo importante, el mejor alimento para un niño es el pecho, pero la prioridad no es el pecho, sino el niño.

Ha quedado claro que no hay mínimo de tiempo entre una toma y la siguiente. Pero esto tiene sus salvedades.

Cuando un recién nacido llora no siempre es por hambre. Las causas más frecuentes son hambre, quiere que lo cojan, ansiedad o incomodidad. Vamos a ver como distinguimos unas de otras:

Quiere que lo cojan: se calla al cogerlo, lo sueltas y vuelve a llorar, lo coges y vuelve a callarse.
No tiene hambre, ya que se ha callado sólo con cogerlo, sin llegar a alimentarlo y no le duele nada porque no hay dolores que se quiten al salir de la cuna.
Hay dos opciones, lo coges cada vez que llore o no lo haces:

– La teoría de la Crianza Natural (CN) dice que el niño precisa que lo cojas para sentirse seguro y recibir afecto. Y recomienda el contacto más íntimo y continuado posible entre niño y madre hasta los 3 años aproximadamente. (Os aconsejo que leáis el apartado sobre Crianza Natural). Yo personalmente, cuando las circunstancias lo permiten y es la elección de los padres, prefiero esta opción.

– Si optas por no aplicar la Crianza Natural porque lo prefieres, o porque consideras que tus circunstancias (trabajo…) lo van a hacer imposible hay quien decide acostumbrarlo a que se quede tranquilo en su cuna. Aún prefiriendo esta opción, os animo a que deis a vuestro hijo tanto afecto como os permitan vuestras circunstancias.

Ansiedad: Hay niños más nerviosos que otros. Algunos lloran más horas al día (hagas lo que hagas).

Los hay que se calman meciéndolos, los hay que chupando…
Lo más frecuente es que sea chupando, ya que el sentido que tienen más desarrollado al nacer es el tacto en la boca y el chupeteo estimula la secreción de endorfinas (hormonas que nos tranquilizan y calman el dolor entre otras cosas).
Hay niños que continuamente quieren estar chupando, no por hambre sino porque le tranquiliza.

Una prueba posible es ponerle el chupe:
Si un niño llora y lo coges y sigue llorando, le pones el chupe y se calla: está nervioso y se tranquiliza chupando. Pero yo prefiero, especialmente en las primeras semanas prescindir del chupe en los recién nacidos.