– Su ombligo debe estar dirigido hacia tu cuerpo, de modo que no tenga que girar la cabeza hacia ti para coger el pecho, sino que lo encuentre de frente.

– La cabeza de frente hacia el pezón, que no tenga que tirar de él para cogerlo, ni estirar o doblar el cuello.

Es frecuente que cuando falla alguno de estas dos claves, el niño tire continuamente del pezón porque se le escapa y haga la toma mucho más dolorosa para la madre y más incómoda para el niño.

Para dirigir el pezón hacia el niño se suele aconsejar que la madre sujete su pezón con dos dedos, uno por encima y otro por debajo, lo que permite dirigir el pezón sin dificultarle la respiración al bebé. Si lo haces ten cuidado de no acercar los dedos demasiado a la areola porque evitarías que el niño la agarre bien. Pero es mejor poner al niño de forma que se encuentre el pezón de frente sin necesidad de tener que tirar del pecho en ninguna dirección.

Recordatorio muy importante a estas alturas:

Si agobios, que saben hacerlo hasta las ovejas, no puede ser tan complicado.
En el momento que va a cogerse:

-Para que no dañe el pezón y facilitar la extracción de la leche intenta que coja con la boca todo el pezón y la mayor parte posible de areola. Eso puede ser más fácil si en el momento que te lo acercas abres la boca del niño tirando levemente de su barbilla hacia abajo.

– Es recomendable dirigir el pezón hacia la nariz o el labio superior en el momento que abre la boca. Se ha visto que es más fácil que al entrar así quede en la posición adecuada. No es raro que se desvíe o coja sólo la punta del pezón. Cuando pasa eso salen más grietas, chupones… Problemas.

Repito, sin agobios. Nadie nace enseñado, y me refiero tanto a ti como a tu hijo, pero si os dais la oportunidad sin poneros nerviosos seguro que lo acabáis haciendo bien.

Suelo aconsejar durante los primeros días que en el momento que toca comer se eche a todo el mundo de la habitación y se queden solos la madre y el niño o en todo caso con alguien que la madre elija para que le pueda ayudar si lo desea.

El motivo es que cuando hay exceso de público (y a veces exceso es una sola persona) parece que poner un niño al pecho fuese más complicado que acoplar dos naves espaciales en pleno vuelo orbital:

“Un poquito más arriba, ábrele más la boca, yo creo que no se ha cogido bien, más a la derecha, le estás tapando la nariz, mira como tienes sujeto al pobre niño….”

¡Así no hay manera! Tranquilidad, por favor, que os dejen en paz.Todo el mundo fuera.